marzo 2007


Estamos en el final del primer trimestre del año. Se han pasado 3 meses de 2007 sin pausa. Sin prisa, pero sin pausa, a ritmo firme, día tras día. Prácticamente no he tenido oportunidad de escribir en el blog, no porque no ocurrieran hechos dignos de ser contados, sino porque al contrario, por paradójico que parezca, ocurrieron muchas cosas.

Paisaje Les Arcs - Francia 2007El año empezó bien, recibiendo el primero de enero en casa de unos amigos. A finales de enero tuve el viaje de empresa anual: el Kickoff. Esta vez tuvo lugar en los alpes franceses, concretamente en Les Arcs. Un lugar espectacular, paisaje típicamente alpino. El viaje fue de jueves a sábado, un poco agotador, pero con muchas risas. Comimos muy bien, especialmente muchos platos típicos de la zona como las fondues, raclettes y demás buenas combinaciones de quesos franceses. Hubo poca nieve, al igual que casi toda Europa debido a los problemas del cambio climático. Se siente cada vez más. Sin embargo, hubo suficiente como para disfrutar de una caminata nocturna por los bosques nevados con antorchas y raquetas (las de los pies, no las de tenis), Antorchas Les Arcs - Francia 2007disfrutar de una discoteca en el pueblo y cenar en una cabaña en medio de una montaña rodeada de árboles a la que sólo se puede llegar a pie, esquiando o en vehículos de nieve. Las jornadas laborales fueron demasiado rápidas, debido al poco tiempo. El año anterior estuvo mejor, hubo más tiempo y pudimos aprovechar las charlas y presentaciones. En resumen, una experiencia inolvidable, desde luego.

Al volver el sábado la cosa mejoró todavía un poco más porque ya estaban en Madrid mis padres, con quienes pasamos un mes en familia fantástico. Nos ayudaron mucho con Matías, disfrutaron mucho de su nieto y él estaba encantado con sus abuelos. Les regaló una sonrisa constante desde el primer momento. El mes se esfumó como arena entre los dedos, como suele pasar cuando uno disfruta del tiempo minuto a minuto. Aún así nos dio tiempo a estar juntos, hablar, compartir cenas, desayunos, paseos, visitas, caminatas. Esta vez también nos visitó mi abuela, así que Matías pudo pasar tiempo con su bisabuela, hecho que poca gente puede experimentar. Yo también tuve la suerte de conocer a una de mis bisabuelas. Aunque en esta visita no salimos mucho de Madrid, pasamos unos días estupendos.

Matas con sus abuelos y bisabuelaDespués llegó la guardería. Coincidió con los últimos días que mis padres estuvieron en casa, cosa que fue de gran ayuda. Unos brazos extras para organizarnos otra vez los horarios, el trabajo de Ale y la entrada y salida de la guardería. Fue muy difícil dejar a Matías en un entorno nuevo, rodeado de gente desconocida. Fue mucho más difícil para nosotros que para él, claro. Dejarlo sólo sin saber lo que harían con él me produjo una sensación horrible, como un vacío, un estrés constante. Toda mi atención se iba al reloj, esperando que dieran las 3 de la tarde, momento en que Ale llegaba para recogerlo y poder hablar por teléfono para ver cómo estaba nuestro Matías. Hoy, 2 meses después, estamos mucho más tranquilos. De todas formas, la guardería está dejando su huella: 1 catarro fuerte, 1 catarro más suave y mocos y tos constantes. A pesar de eso, ya estamos bastante más adaptados a los horarios de Matías.

Por otro lado, estos tres primeros meses han sido de mucho trabajo. Afortunadamente, cada vez tengo más proyectos que se concretan, propuestas interesante que se hacen realidad. Lo único malo es que me sacan mucho tiempo, pero es así, no se puede tener todo. Lo bueno es que tengo mucho trabajo, no me puedo quejar. Aún así, sigo disfrutando del tiempo libre con Ale y Matías, paseando, aprovechando los días de sol para salir a comer y dar una vuelta, esperando a que haga un poco más de calor para empezar con las escapadas de fin de semana.

Para que puedan seguir la evolución de Matías en estos 3 meses me abrí una cuenta en flickr. Lo voy a probar. Está bastante mejor que Yahoo! Fotos, pero lo malo de éste otro servicio es que me permite presentar las últimas 200 fotos subidas. Ese límite no me convence, pero de momento voy a ir subiendo acá las actualizaciones de fotos. En este enlace están mis fotos.

Un abrazo,
Fede

Matas

Querido Hijo, muchas gracias por llenarnos de alegría día a día. Estos 6 meses con vos han sido los más felices de nuestra vida. Te queremos.

Un beso grande,
tus padres.