Este año nos ha dado todo tipo de emociones, algunas de ellas muy tristes, pero muchas maravillosamente alegres. Gracias a Matías y al milagro de la familia, hemos vivido un 2007 feliz, aprendiendo a ser padres, disfrutando de los momentos compartidos. Sé que el 2008 será un año mejor y espero que lo sea para todos. De nuestra parte, les deseamos un muy buen año a todos.

Los tres en Navidad

Matías, Alejandra y Federico