Uno de los regalos familiares de esta Navidad fue una cafetera. Dicho así suena a un regalo sin más, un artefacto para la casa que importa poco si es de un tipo u otro… es una cafetera, basta que haga café y listo. Pero en este caso, la cafetera es parte de una moda que está surgiendo en España y supongo que en muchos otros paises. Esta moda casi snob se refiere a pertenecer a un club selecto de bebedores de café de altísima calidad y, por supuesto, de exclusividad garantizada. Todo esto forma el Nespresso, un sistema de cápsulas inventado por Nestlé.
Essenza EN90 ManualDesde luego, la mayor parte de la gente que está entrando en esa moda, yo incluido, no tenemos ni idea sobre café así que poco podemos valorar la supuesta calidad. Lo de la exclusividad también es una falacia, no caben dudas: basta acercarse a cualquier tienda, centro comercial o incluso teniendo Internet a mano y algunos euros para pertenecer al exclusivo club. Sin embargo, debo reconocer que el café está buenísimo y el ritual de prepararlo con este nuevo sistema de cápsulas es todo un entretenimiento digno de ser vivido. Por eso decidí comprar la cafetera y encargar mi paquete de bienvenida que incluye 250 cápsulas de café, un libro sobre “Cómo disfrutar del club Nespresso” y una delicada caja de madera donde guardar las cápsulas agrupadas según el tipo de café y la región de donde viene.

Todavía no soy capaz de apreciar todas las variaciones de sabor de un café a otro, pero hay que reconocer que sabe completamente diferente al que suelo tomar en la cafetería del trabajo. Vamos a ver si poco a poco me convierto en un entendido de esta bebida tan nuestra.

En la foto se puede ver el modelo que compramos nosotros, la Delonghi Esenza EN90 Manual. Un modelo modesto, pero que cumple bien su función.

Un abrazo,
Fede

Anuncios