Al parecer, la carga de trabajo que no me dejaba ni respirar desde principios de año ha vuelto a la normalidad. Todos los clientes se acordaron de Akamai en estos meses y se nos vino una avalancha de proyectos, cosa que es de agradecer en este momento en que todas las empresas se han subido al fantasma de la crisis para no tener que gastar dinero. En este tiempo hay dos noticias muy importantes en mi vida:

  • Después de mucho esfuerzo, tiempo y paciencia, Ale aprobó el examen de conducir. Dicho sea de paso, el teórico lo aprobó con 0 (cero) errores, todo un hito. Para aquellos que tienen que hacer el examen en España, saben el trabajo que supone lograr dar este paso.
  • Matías ha dejado de usar pañales. Aprovechamos la Semana Santa, que pasaría 4 días seguidos en casa, para sacarle los pañales y enseñarle a usar su inodoro (w.c. para mis lectores españoles). No sé muy bien cómo, pero Matías supo perfectamente lo que tenía que hacer y casi no tuvimos necesidad de cambiarle la ropa. Tiene perfectamente identificada la sensación de hacer pis o caca, lo pide, se sienta en su baño y hace lo que tiene que hacer como si lo hiciera de toda la vida. Impresionante. Yo todavía estoy sorprendido. También hay que destacar el logro de Ale, que tiene una paciencia infinita y eso le da a Matías una seguridad en sí mismo que asusta.

Otra de las novedades es que dentro de poco estaremos en Buenos Aires, visitando a familiares y amigos. Tengo unas ganas tremendas de poder abrazar a tanta gente, mi última visita fue en Septiembre/Octubre de 2007. Es mucho tiempo. Hoy no hablaré de los sentimientos que me produce volver a mis raices, prefiero disfrutarlo y meditar sobre ello cuando esté de vuelta. De momento ya tengo un buen plan para algunos de nuestros días en Argentina, entre ellos, volver a ver a Les Luthiers en directo, con su espectáculo Lutherapia.

Un abrazo y nos vemos pronto,
Fede

Anuncios