Noticias de BsAs


Durante el mes de mayo estuvimos de visita en Buenos Aires, disfrutando del cariño de familiares y amigos. Pasamos unos días muy agradables en los que tuvimos la suerte de saborear la compañía de nuestros seres queridos. También tuvimos la oportunidad de presenciar otra realidad, un mundo diferente, otra crisis que en mi opinión es mucho más real que la que aclaman los bancos y las grandes empresas. Poco a poco iré contando mi experiencia, quiero dejar por escrito las conclusiones que he sacado luego de visitar mi querida tierra natal, que son muy diversas y me han ayudado a crecer, como siempre.

Este texto está dedicado a otro asunto, proveniente de Argentina también, en concreto de ese basurero social que ha generado Marcelo Tinelli. Para quienes no lo sepan, afortunados ellos, este mediocre personaje lleva adelante una serie de programas en televisión que año a año degradan a la especia humana, todavía un poco más. El nivel de humillación hacia el prójimo que impone este subnormal es sorprendentemente superado por sí mismo en cada ciclo.

Desde hace algún tiempo, emite lo que denomina “Bailando Kids”. Lo de “Kids” quiere decir niños, lo digo para aquellos que no sean tan cool o ni tan in como para entender el Spanglish porteño, esa lengua que sólo hablamos los entendidos. Se trata de un concurso en el cual un número de parejas de niños bailan diversos ritmos. Al final de cada baile, un jurado emite su opinión, su valoración y luego se decide qué parejas siguen adelante. No hace falta entrar en los detalles operativos del juego, de hecho, así narrado suena a lo más normal del mundo.

El horror se produce en varios puntos a lo largo del programa. Por un lado, visten a los niños con indumentaria que incluso estaría prohibida para los adultos. Minifaldas, escotes y demás accesorios que en una niña de 10 años son inadmisibles. Por otro lado, el tipo de baile preferido es todo lo que se parezca al reggaeton, ritmo que se caracteriza por tener unos movimientos que sólo deberían estar reservados para los adultos. Por si esto fuese poco, el jurado, que está integrado por auténticos retrasados mentales encumbrados por la élite de la subnormalidad social reinante, emite comentarios tales como: “bien como perreaste”, “estuviste sensual”, “esa cara de seductor”, entre otras.

Sé que Argentina ha perdido completamente su escala de valores, está claro, simplemente quiero recordar a todos aquellos que lean esto que esas frases constituyen un delito de abuso de menores, penado por la ley. Claro que a muchos esto sonará a “¡qué exagerado!”, pero no lo es, por supuesto. En cualquier pais serio, si alguien dice esa barbaridad a una niña menor, en cuestión de minutos recibiría una orden judicial por abuso de menores y se enfrentaría a una situación muy complicada. En Argentina no, por supuesto. En Argentina, Tinelli y el resto de su audiencia lo aplauden. Paradójicamente, esa audiencia incluye jueces y abogados.

Un abrazo
Fede

Anuncios

Hoy he recibido un correo de un amigo español en el que, sorprendido, me preguntaba si había visto esto: El Mundo. Personalmente, nunca tuve el placer de ver en directo el uso de cadenas para amarrar con seguridad las pertenencias a la silla donde uno está sentado, pero cierto es que desde que tengo uso de razón, yo en Argentina jamás he dejado una mochila, bolsa, bolso y demás efectos personales fuera de la vista. Aún así, alguna vez me han robado.

Lo triste de esta noticia no es lo que comenta, porque robos hay en todo el planeta, sino que me he dado cuenta de que ya no siento vergüenza por la fama que este tipo de sucesos nos otorga a los argentinos. Eso es más triste aún, ¿estaré perdiendo mi verdadera nacionalidad? Espero que no, porque yo quiero ser argentino toda mi vida, con lo bueno y con lo malo.

Un abrazo,
Fede

Miranda! El disco de tu corazónDesde que no vivo en Argentina se produce en mí un efecto curioso, pero típico: soy muy selectivo con lo que respecta a mi país, porque escasea. Es decir, como no tengo posibilidad de estar ahí en contacto con la realidad minuto a minuto, me cuido de buscar y seleccionar aquellas cosas que realmente me interesan. La consecuencia natural de esto es que uno comienza a apreciar y disfrutar mucho más de cosas que antes pasaban desapercibidas, quizás.

En concreto, me esfuerzo por todo aquello relacionado a la cultura, que es una de las poquísimas cosas que en Buenos Aires sigue siendo de altísima calidad. Mientras el país en pleno junto con todos sus valores morales continúa un estrepitoso camino hacia el infierno (que no tiene límite), la cultura mantiene un nivel envidiado por el resto de paises de habla castellana. España, sin ir más lejos, admira muchas de las creaciones culturales que nacen en nuestro país. Y eso es bueno. Hay que celebrarlo y apoyarlo.

Ahora bien, Miranda!, banda musical de estilo electro-pop-melodramático según ellos, es, en mi opinión, un caso de estos. Pocas veces en Argentina surge un movimiento musical de este estilo y con tanta repercusión. El éxito que tienen en todo el mundo no me sorprende, francamente creo que lo hacen muy bien. El estilo puede gustar o no, puede parecer “comercial” o no, pero lo hacen bien. Quiero aclarar que eso de calificar a una actividad cultural como “comercial” como si fuera algo negativo es de subnormales. Un artista, además de expresarse, tiene que comer. Y me parece absolutamente fantástico que recaude mucho dinero gracias a su expresión artística. Punto. No voy a entrar más en detalle de este tema porque puedo escribir páginas y páginas de matices.

El caso es que tal y como hago con todo aquello que viene de Argentina cuya calidad es notable, estoy intentando convencer a todos los españoles que puedo de que Miranda! es buenísimo. Estoy llegando tarde porque ya tiene mucho éxito por acá, pero todavía no son tan conocidos. Animo a todo el mundo a comprar sus discos (sí, comprar, pagar por ellos) tal y como yo voy a hacer en cuanto tenga oportunidad de acercarme al todopoderoso FNAC.

PD: Si alguien se entera de un recital/concierto de esta gente en Madrid, por favor que me avise. Gracias.

Un abrazo,
Fede

No suelo escribir sobre la inmensa cantidad de problemas que tiene mi país, Argentina. Principalmente porque ya no vivo ahí y eso me hace un poco ajeno a su cotidianidad. Sin embargo, esta vez necesito contar un hecho concreto, una situación que refleja la realidad bonaerense tal y como yo la recuerdo, hace ya 5 años. Transcribo a continuación el día agitado que me han contado por correo.

“Yo tuve una hermosa experiencia hoy. Resulta que fui al banco a cobrar la jubilación de la abuela y…oh..sorpresa…la habían devuelto al Anses porque no puede quedar el salario en el banco más de 15 días y habían pasado 20. Aclaro que antes de irme pregunté al banco los pasos a seguir y me dijeron que el plazo era un mes, por lo tanto me quedé tranquilita. Del banco partí hacia el ANSES con una inmensa alegría. Tomé un remis del que solamente funcionaba la puerta del conductor, entré por allí y me senté al lado del chofer. Al llegar al ANSES había una cola de tres cuadras, llena de ancianos con muletas, sillas de ruedas y demás. Hice 4 horas de cola, entré y me dieron el número 420 ………..jajaja…….me atendieron casi a las 5 de la tarde (recuerden que había salido de casa a las diez de la mañana). Me hicieron un comprobante que mañana tengo que llevar a certificar al banco y el miércoles tengo que ir con la abuela a las 8 de la mañana y volver a hacer la cola para que me den un cheque con el importe correspondiente….una verdadera ganga.”

Esto es habitual en el día a día porteño. Lo normal es que los mayores sean humillados y maltratados sin ningún tipo de pudor. Quisiera aclarar un par de puntos sobre el sistema jubilatorio en Argentina porque a mis lectores no argentinos les habrá sonado a chino gran parte de lo que he escrito.

  • El ANSES es el equivalente argentino a la seguridad social española. Es el órgano que regula todos los asuntos relacionados con las jubilaciones y pensiones, entre otras cosas.
  • En Argentina, la jubilación se cobra en mano. Es decir, no se hacen transferencias a cuentas bancarias como sucede en España. Al menos, yo conozco muchos casos de pago en mano mediante cheque o efectivo y ningún caso de pago mediante transferencia. No sé si las AFJP (empresas privadas de jubilación) pagarán mediante transferencias, lo desconozco.
  • Normalmente, los mayores no tienen más remedio que esperar largas colas fuera de los bancos, ya que dentro “ocupan” mucho lugar y eso molesta, naturalmente. Si fueran modelos veinteañeras, de grandes tetas y piernas de escándalo, seguro que esperarían dentro tomando un café, cortesía de la institución. Ojo, cuando digo bancos estoy hablando de los bancos públicos encargados de hacer efectivo el pago de la jubilación, no hablo de bancos privados. Aclaro esto no porque los privados sean mejores, sino porque me parece todavía más flagrante que los públicos hagan esto.
  • Cabe destacar, como último punto, que las colas que mencioné antes las deben hacer independiemente del clima reinante. Como muchos sabrán, en Argentina tenemos todos los climas y, por lo visto, en Buenos Aires se presentan todos justo cuando hay que cobrar la jubilación. Yo personalmente he visto cómo los jubilados se mojaban esperando en la puerta del banco, bajo la lluvia.

Podría seguir enumerando abusos, en particular sobre el trato que reciben estas personas por parte de todo tipo de personal de atención al público, pero me llevaría horas y horas, y tampoco quiero ensañarme. El caso es que este maltrato a gente que ha trabajado más de 30 años y pagado sus aportaciones jubilatorias a rajatabla (en mayor medida, claro, ya que hay muchos evasores… aunque es probable que los evasores no estén en esas colas) sigue siendo frecuente y no cambia. Ni parece que fuera a cambiar.

PD: Un remis es un taxi privado. Algún día escribiré sobre mis experiencias con los remises…

Saludos,
Fede

Hace tiempo que no actualizo el blog. En casa no tengo tiempo de sentarme a escribir y en el trabajo tuve unos días de mucha actividad, principalmente debida a la feria SIMO que tuvo lugar en Madrid del 7 al 11 de noviembre. El gobierno de la Comunidad de Madrid, cliente en el que estoy trabajando desde hace ya casi 1 año, decidió presentar unos nuevos portales integrados en madrid.org y eso requirió atención ininterrumpida por nuestra parte.

Ahora que tengo unos momentos quería dedicarlos a comentar una auténtica barbaridad, otra más en la lista de acciones que integran un plan perverso de un grupo de personas por bastardear cada día más la educación y así afianzar su lugar en la cúpula del poder. Quizás, alguno de los que lean este comentario no conocen el Instituto Joaquín V. González. Es una institución educativa con más de 100 años dedicada a formar profesores, una oferta pública y gratuita de educación, ubicada en la ciudad de Buenos Aires. Hace unos meses, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, decidió discontinuar la formación para el nivel medio de profesores en Ciencias de la Educación, es decir, que ya no se formarán docentes para la escuela secundaria.

Paradójicamente, las autoridades justifican su decisión con la Ley Federal de Educación, en la que se eliminó el nivel secundario y se reemplazó por una serie de instituciones confusas, mal instrumentadas y pésimamente definidas mal copiadas de España, donde el modelo original tampoco ha funcionado del todo. Por lo tanto, el gobierno sostiene que no es necesario contar con un establecimiento que forme a docentes para un nivel que ya no existe. Y digo paradójicamente porque la Ley Federal de Educación sólo es válida en la provincia de Buenos Aires, mientras que el Instituto Joaquín V. González pertenece a la ciudad de Buenos Aires, territorio autónomo, capital federal y, por lo tanto, una jurisdicción completamente diferente. Es como si yo quisiera castigar con la pena de muerte al jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, alegando que en Texas, EE.UU., la pena máxima se aplica a quienes violan los derechos constitucionales de los ciudadanos. ¿A que suena completamente estúpido?

Estúpidos necesitan que sean los ciudadanos para poder seguir abusando del poder político y por eso, desde hace muchos años, Argentina transita un camino recto hacia la ignorancia. El arma más poderosa de defensa con que cuenta todo ser humano es su educación, su saber. Un pueblo educado difícilmente será engañado o estafado, actividad tan practicada en tantos países hoy en día. Claro que viniendo del gobierno, la paradoja tiene que ser más retorcida, y lo es. Hace poco se comentó que la Ley Federal de Educación había sido un grave error y que se volvería al método anterior, es decir, al nivel secundario. ¿Acaso desarticular el profesorado especialista en dicho nivel antes de volver a poner en marcha la educación secundaria es una maniobra para garantizar la continuidad de la nulidad en la calidad de la educación? Suena paranoico, pero me resulta lo más evidente. Si alguien tiene intenciones de quitar el polimodal y volver a poner en marcha la educación secundaria, algo habrá que hacer para que el efecto sea el mismo que con el polimodal: ignorancia total y absoluta.

Mi consejo para todo el mundo es que no dejemos que nos anulen mediante la ignorancia, luchemos por nuestra educación y nuestra cultura. Si hace falta, volvámonos autodidáctas. Leamos literatura (de la buena por favor, nada de Danielle Steele), vayamos al teatro (no al de revista, a otros), veamos cine de diferentes paises, visitemos los museos. En definitiva, cuidemos nuestra formación, aunque tengamos que hacerlo solos. Es lo que nos salvará.

La noticia completa está aquí: enlace.

PD: Matías sigue creciendo y descubriendo algo nuevo cada día. Ahora sonríe un montón y se esfuerza por intentar respondernos cada vez que le hablamos. Llegar a casa y ver su sonrisa hace que todo merezca la pena. Pronto voy a subir más fotos, que tenemos unas cuantas.

Un abrazo,
Fede

Es mi conclusión tras leer estos dos artículos en Página/12 (Protagonistas de un film de terror y Un accidente te puede agarrar por cualquier lado). No he visto la película aún y no sé cuándo podré verla, no creo que la estrenen acá en Madrid. Veré de conseguirla por otros medios porque me interesa mucho ver qué quiere decirnos Piñeyro en este documental.

Tras leer los artículos me quedé con la misma desilusión y desanimo que me ahogan cada vez que recibo una noticia de éste tipo sobre mi país. Por fuera no se me nota, pero estas cosas me afectan mucho y tardo un buen rato en olvidarlo y reemplazarlo por otros recuerdos más agradables sobre la tierra que me vio crecer. ¿Porqué? ¿Qué oscura necesidad de hacer el mal tiene la gente que sólo piensa en su propio beneficio? ¿Qué estamos haciendo con este mundo? ¿Cómo puede alguien vivir tranquilo sabiendo que sus actuaciones egoístas pueden resultar en la muerte de otras personas, en destrozar otras vidas para siempre?

Son preguntas que quizás no tengan respuesta. Aún así yo seguiré haciéndomelas a ver si alguna vez consigo entenderlo. Mientras tanto habrá que seguir confiando en la pericia de los pilotos y en el buen hacer de los pocos que todos los días intentan que la maldad de unos no repercuta negativamente en la vida de otros. Merece la pena leer los artículos.

Flash informativo: Ale sigue bien, Matías sigue dentro, yo estoy de los nervios.

Saludos,
Fede