febrero 2006


El sábado pasado fuimos al teatro. Se disfruta mucho tener a los actores cerca, se vive la obra con más emoción, más intensidad, como si realmente estuvieras dentro. No lo comparo con el cine, son cosas diferentes, ambos artes me gustan mucho. Lo cierto es que volvimos al teatro, esta vez para ver la obra “Visitando al Sr. Green”, de Jeff Baron, que se está presentando en unos cuantos paises a la vez.

La obra la vimos con mi hermana y mi cuñado en Buenos Aires, invitados por ellos, y nos gustó mucho. Como también la estaban presentando acá en Madrid, decidimos ir a verla para experimentar las dos versiones de una misma obra. La versión argentina está protagonizada por Pepe Soriano, en el papel de Sr. Green y Federico Olivera como Ross Gardiner. Sinceramente las actuaciones de uno y otro son magistrales. Lo de Pepe Soriano me lo esperaba, es un actor de esos que están en la cima de la pirámide y lo demuestra como los grandes. Federico Olivera en cambio me sorprendió gratamente, lo hace muy bien, interpreta el papel a la altura que requiere estar en el escenario con Soriano. Hay que tener en cuenta que sólo son 2 actores y que la obra tiene escenas de alto contenido emocional, no es fácil aguantar el tipo. Con respecto a la puesta en escena, en general me gustó mucho. Tanto el ritmo de los diálogos, los cambios de escena y la escenografía ayudan a apreciar el texto. La forma en que se diseñó el escenario está muy bien porque da la sensación de estar más cerca, de poder disfrutar las conversaciones entre ambos personajes como si estuvieras sentado en un cómodo sofá. Recomiendo ir a verla, es genial.

La versión española también nos gustó mucho. El texto es realmente genial y eso ayuda muchísimo. Los actores me gustaron y, en mi humilde opinión, también interpretan los personajes con una naturalidad emocionante. Por el contrario, el escenario no me gustó mucho, me resultó como muy grande. Hubo ciertas escenas en que los actores se encontraban muy lejos uno de otro. Por lo demás, también la recomiendo, tiene mucho que enseñar.

Un abrazo,
Fede

Anuncios

Ayer fuimos a la primera charla sobre nuestro embarazo. Todo un cachetazo de realidad inesperado, especialmente por mí. Lo cierto es que se agradece que den la primer charla fuera de lo que es el curso de preparación al parto, porque viene muy bien para aprender los primeros pasos y estar mejor preparado a la hora de comenzar con el curso, que es cerca de la semana 25.

Me gustó mucho. La persona que dio la charla fue sumamente profesional y seria respecto de todos los consejos y explicaciones, yo aprendí mucho (y eso que creía que sabía). Lo más importante fue que me quedé más tranquilo, a mí esto de saber me relaja. La incertidumbre, por el contrario, me altera.

Nos explicaron todo. Lo primero que nos dijeron fue que la embarazada es la persona más importante. El padre también, claro, pero a la que hay que cuidar mucho es a Ale. Bueno, yo ya la cuidaba, pero ahora la voy a cuidar más todavía. Nos contaron cómo evoluciona el bebé, cómo está en cada etapa, lo que se puede comer, lo que no, las enfermedades, la importancia del diálogo. También hablaron de algo que uno sabe que está ahí pero no es capaz de darle nombre: la nutrición emocional. ¡Ja! Los científicos siempre fueron hábiles para nombrar las cosas. Para el que todavía está dudando, tal como me pasó a mí, la nutrición emocional es todo aquello que le damos al bebé que no sean alimentos alimentos. Por ejemplo, las palabras, las caricias, los sonidos, los estados de ánimo. ¡¡El bebé tiene memoria!! ¡¡Tiene memoria!!

Nos dieron una cajita de regalo. La caja es una especie de kit de bienvenida, que trae 2 revistas sobre paternidad y embarazo, pañales, agua mineral para bebés, unas cremas para Ale y para el bebé, una tetina para la mamadera (N.del T.:biberón), un chupete, unos paños para limpiar al bebé y unas cuantas cosas más que no me acuerdo. Está genial, porque es un muy buen primer contacto con material “de padres” y uno se empieza a preguntar cosas… como por ejemplo: “¿el manual dónde está?”.

En fin, que muy bien, ya les contaré a ver cómo continua el seguimiento.

Saludos,
Fede

Hoy quiero contar a todo el mundo una noticia que nos llegó hace poco y que nos llenó de alegría: ¡estamos embarazados! En estos momentos llevamos 2 meses y medio de embarazo y Ale está muy bien. Por suerte no tiene náuseas ni vómitos, sólo mucho sueño y algo más de hambre que lo normal.

Todavía estoy que no caigo mucho con la noticia, eso de ser padre te cambia la vida radicalmente y la verdad es que tengo muchas ganas de que la familia crezca. Estamos muy entusiasmados. Teníamos muchas ganas de ser padres, lo cierto es que lo veníamos retrasando porque queríamos estar bien asentados en España (o donde sea) antes de dar el paso. Estos últimos años fueron un poco movidos, entre la mudanza de país, los cambios de trabajo, la búsqueda de un lugar cómodo para vivir y demás vueltas hicieron que decidamos esperar un poco. Afortunadamente, la suerte estuvo de nuestro lado y todo ha ido bien, incluso nuestros planes de agrandar la familia. 🙂 Parece mentira, pero el tiempo pasa muy rápido. En marzo cumplimos 5 años de casados… ¡5 años ya!

Bueno, poco a poco iré contando qué tal va el embarazo, subiendo las fotos de las ecografías (que no se ve nada, pero según los médicos está ahí), y demás novedades. De momento, lo más emocionante fue escuchar sus latidos del corazón, te deja de piedra… el médico me decía “¿lo oyes?” y yo intentaba decir que sí, pero no había forma, me quedé mudo durante unas 2 horas hasta que por fin recuperé el habla.

Un abrazo grande a todos,
Fede

Muy buenas,

Ya estamos otra vez en Madrid, inmersos en la rutina de trabajo y vida cotidiana. Una vez más sufriendo las consecuencias de la diferencia climática entre ambos hemisferios: dejamos Buenos Aires con 35 grados para encontrarnos un Madrid de 3 grados… ¡bajo cero!

Las vacaciones fueron demasiado cortas, no nos dio tiempo ni a la mitad de lo que queríamos hacer. Por suerte pudimos ver y charlar con mucha gente. Eso era lo más importante. Recuperar el contacto con nuestros afectos, nuestros amigos y vernos cara a cara que es mucho mejor que hacerlo por medios electrónicos.

Ahora bien, tengo la necesidad de aclamar que estoy sumamente indignado con Telecinco y los resultados de las audiencias de una de las mejores producciones de televisión que he visto en mi vida. Hace cosa de un mes y medio (no lo recuerdo exactamente) se lanzó en España la emisión de la serie “Vientos de Agua”, dirigida por Juan José Campanella, protagonizada por Héctor Alterio, Ernesto Alterio, Eduardo Blanco, Pablo Rago, Claudia Fontán, por mencionar algunos. Evidentemente, juntando a un gran director como Campanella, un excelente equipo de guionistas con Aída Bortnik a la cabeza y a actores de primera línea, el resultado es una producción de altísima calidad técnica y argumental. ¿Qué pasó? Los de Telecinco decidieron levantar la serie para “evitar piratería”. Esa fue la excusa oficial, realmente el problema es que la audiencia fue más baja de lo esperado. Es una verguenza. La veré en DVD cuando salga, pero me parece muy mal la forma de tratar la serie y la estúpida actitud exitista de esta cadena de televisión, que sólo se conforma con el nivel de rating que puede dar una basura tan grande como Gran Hermano, en lugar de aportar contenido de buena calidad a través de sus pantallas. Les recomiendo leer el blog El Descodificador (también es interesante ver lo que pone sobre la televisión en general).

Un saludo a todos,
Fede