julio 2008


Ale y Matias en Buenos Aires

Ale y Matías en Buenos Aires

Faltan 3 horas y 2 minutos para que aterricen y pueda reunirme con ellos nuevamente. Los nervios me están consumiendo, ¡necesito abrazarlos ya!

Anuncios

Staines, vista aéreaEsta semana me tocó volver a Inglaterra, la Gran Bretaña, pero no por placer sino por trabajo. Fui a pasar 3 días con el equipo de allí para que me cuenten sobre su trabajo y aprender cómo funciona la oficina de UK. En este caso no estuve en Londres, sino en un pueblo en las afueras llamado Staines. Lo malo de estar en este pueblo es que no hay mucho que hacer ni ver, pero lo bueno es conocer otro aspecto de este país.

Staines es un pueblo chiquito a orillas del río Támesis, lleno de casitas inglesas típicas y donde todo está a 5 minutos a pie. Para ir hasta el centro de Londres hay que tomarse el tren, que tarda casi 1 hora en llegar a Waterloo. En el pueblo hay unas cuantas cafeterías, muy bien decoradas, sencillas, pero muy lindas. La gente es tranquila, hablan bajito, piden perdón constantemente y son muy atentos con los foráneos.

La foto es una vista aérea del pueblo. Realmente no hay mucho más.

Un abrazo
Fede

Aprovechando que Diego y Laura pasaban por Madrid y luego se iban a recorrer otras ciudades europeas, nosotros nos apuntamos al plan y fuimos a Londres con ellos. Londres es una de las tantas capitales europeas que queríamos conocer y lo cierto es que no nos defraudó. Fue un viaje agotador porque Matías requiere mucha distracción durante los paseos. A él le da exactamente igual estar frente al Big Ben, la Torre de Londres o el parque que tenemos cerca de casa: si tiene hambre, quiere comer. Aún así, pudimos disfrutar de la ciudad y recorrer gran parte del centro. Lo que más me gustó fue la Torre de Londres, espectacular. Ahí pasamos casi un día entero recorriendo ese punto tan importante en la historia británica.

Como recuerdo de esta travesía, aquí dejo algunas fotos.

Londres 2008

Un abrazo,
Fede