octubre 2006


Matias (1 mes)El domingo Matías cumplió un mes, su primer mes. Crece a la velocidad del rayo y aprende algo nuevo cada día. Sigue tan observador como desde su primer día de vida, que todo lo miraba, todo lo escrutaba con sus ojitos incansables. En la última visita a la pediatra, el lunes, pesó 4,370kg y midió 56cm. Sigue engordando bien, a buen ritmo y progresa con absoluta normalidad. Eso es bueno y tranquilizador. Nosotros también estamos evolucionando como padres. ¡También cumplimos 1 mes! ¿no? Lo más duro es aprender a organizar nuestro ritmo de vida para que coincida con el de Matías. La disciplina y el orden en los horarios y las actividades son más importantes de lo que uno cree. Por ejemplo, la primera vez que salimos los 3 en familia tardamos más de 2 horas desde que empezamos a prepararnos hasta que conseguimos cruzar la puerta de casa. Tuvimos que abrigarlo, poner pañales en la mochila del cochecito, prepararle una mamadera por si le daba hambre, vestirnos nosotros y poner a Matías en el cochecito. Una vez que lo tuvimos todo nos dimos cuenta de que tenía que comer, así que fuera del cochecito, fuera el abrigo y a darle su leche. Cuando terminó, como es natural, tuvimos que cambiarle los pañales, producto de su copiosa comida. Y vuelta a empezar… mochila, mamadera, abrigo, cochecito… Ahora ya tardamos mucho menos, sobretodo porque le conocemos mejor los horarios y sabemos cuándo es buen momento para salir y cuándo no.

Lo cierto es que estamos disfrutando mucho todos estos cambios, más allá del cansancio, del nuevo ritmo de vida y todo eso, Matías nos hace pasar unos días increiblemente agradables. Si alguien todavía lo duda, tener un hijo es una gran experiencia, se la recomiendo a todo el mundo. Cada día que pasa disfruto aún más de mi familia.

Acabo de subir un album con algunas fotos más de Matías: Yahoo! Fotos.

Un abrazo,
Fede

Anuncios

El martes se le cayó el cordón a Matías. Fue abrir el pañal para cambiarlo y encontrarnos con la pinza de plástico suelta, agarrada todavía al resto de cordón. Una gran noticia, porque si no se le cae solo hay que recurrir a la cirugía.

Estoy un poco retrasado con las fotos porque tenemos unas cuantas más, pero no me dio tiempo aún a subirlas al album. De momento puse otro album con fotos de su segunda semana y en cuanto tenga un rato voy a subir otras tantas de éstas últimas 2 semanas. El domingo ya cumple 1 mes, está cada día más grande y descubriendo muchas cosas. Ahora ya se queda más tiempo despierto, tranquilo, cómodamente recostado sobre su sillita observando todo a su alrededor.

Acá dejo el enlace al album: Yahoo! Fotos.

Saludos,
Fede

El miércoles, al bajarme del tren dispuesto a pasear los 10 minutos que separan la estación de Delicias de mi trabajo, a las ocho menos cuarto de la mañana, la realidad empujó a codazos al sueño que llevaba encima para hacerme ver lo evidente: era de noche. Eso quiere decir dos cosas: que en breve nos harán cambiar el horario sumando una hora de sueño a nuestras noches y que el verano extingue sus últimas bocanadas de calor. Hoy por ejemplo, amaneció con 10 grados de temperatura aproximadamente, cosa que es de agradecer, al menos para mí, que estaba cansado ya de vivir a 30 grados todos los días. ¡Cuánto molesta el calor!

No me gusta el verano. Quiero decir, no me gusta tener que conciliarlo con la vida laboral. ¿Hay algo más molesto acaso que levantarse a las 6 de la mañana y sentir ese calor sofocante que nos acompañará todo el día? Si uno pudiera aparecer en la oficina con unas bermudas, gorra y en ojotas, tal vez la cosa sería diferente. Pero yo no puedo. No tengo que llevar traje todo el año de forma obligada, pero tener que ponerse pantalones largos y calzado cerrado con 40 grados de calor a la sombra es inhumano. ¡Una auténtica barbaridad! Y nos sometemos a ello como corderos que peregrinan al matadero, sin rechistar, resignados, sabiendo lo que va a ocurrir y sin el menor intento de evitarlo. Somos así de raros.

Lo curioso es que las temperaturas son cada vez más extremas. No sé si ustedes lo habrá notado también, pero ¿es normal que hace 3 días tuviésemos 30 grados y hoy tenemos 10? ¿No es extraño que las temperaturas caigan y suban tan drásticamente, sin progresión de ningún tipo? A mi no me parece normal, me resulta por demás extraño y, si no me equivoco, esto antes no era así. Será a causa del cambio climático imagino, eso que también hacemos nosotros mismos sin el menor intento de evitarlo (otra vez).

Aprovechando que el calor ha desaparecido un poco, pero el sol sigue calentando durante las horas del mediodía, ayer fuimos a comer en familia. Fuimos a comer con Sabrina y David y con su hijo Valentino, de quien ya he hablado alguna vez en este blog. Así, pasamos un almuerzo en familia, disfrutando de esta nueva vida de padres, todos juntos. Pasamos un rato muy agradable, espero que se repita.
Saludos,
Fede

Ayer empecé la rutina del trabajo nuevamente, pero esta vez es una rutina completamente diferente porque ahora, además de extrañar a Ale todo el día y desear que llegue el momento de verla después de trabajar, también extraño a Matías. Muchos me preguntan qué se siente en esto de ser padre. Creo que no lo sé todavía, tengo la impresión de que es algo que se va adquiriendo de forma natural. Uno mismo, sin darse cuenta, empieza a reforzar el sentido de responsabilidad, a centrarse en otras cosas, a funcionar de otra manera. Todavía es pronto para decir qué se siente. Por el momento sólo puedo decir que estoy muy contento, con muchas ganas de dedicarle mi vida a mi familia, cada minuto de mi tiempo para ellos.

El trabajo está igual que antes de irme de vacaciones. A pesar de que sólo me fui poco más de una semana, tengo la sensación de haber estado fuera por meses. Normalmente me desconecto con mucha facilidad, es una cualidad que espero no perder nunca porque me relaja mucho. Pero esta vez siento que me he desconectado todavía más e imagino que será porque me conectado a otra etapa de mi vida y mi cabeza está pendiente de Ale y de Matías.

Por lo demás, todo sigue hacia adelante. Matías está teniendo sus primeros cólicos, cosa que le molesta mucho y que nosotros intentamos aliviarle todo lo que podemos aunque sabemos que es casi imposible. Por suerte no tiene muchas molestias, sólo de vez en cuando. Mientras tanto yo sigo sacando fotos y más fotos. En estos días las voy a subir para que todo el mundo pueda verlas.

Un abrazo,
Fede